Localidad: Ciudad de Mexico

Un Espacio Monocromático con Toque Mexicano

Productos utilizados

En el mundo de la arquitectura, existen conceptos que trascienden las estructuras físicas, convirtiéndose en auténticas obras de arte. Uno de estos conceptos es Nuna, cuyo nombre refleja su profunda conexión con la esencia de la arquitectura. Esta palabra, proveniente de una lengua indígena andina, nos transporta en un viaje que enlaza el pasado con las posibilidades de reinterpretar el espacio en el presente.

Nuna es un proyecto que abraza la monocromía como su identidad arquitectónica, este lugar se sumerge en una paleta de colores neutros que van desde los blancos puros hasta los grises profundos, creando una experiencia monocromática que abraza la simplicidad y la elegancia en la arquitectura moderna.

Este proyecto va más allá de ser una mera palabra en un idioma antiguo; es un hilo conductor que teje una narrativa única en la arquitectura moderna, forjado por Mood Estudio. Se trata de comprender la transición de nuevos usos y nuevas formas de habitar un espacio. Es la fusión entre lo antiguo y lo contemporáneo, creando un puente entre la naturaleza y lo construido por la mano del hombre.

Uno de los aspectos más intrigantes es su capacidad para otorgar a los espacios una doble función. Una terraza, por ejemplo, deja de ser simplemente un área al aire libre y se convierte en un lugar de recreación, contemplación y conexión con la naturaleza, gracias a la visión del despacho. En un mundo en constante evolución, la adaptabilidad es esencial y este despacho nos muestra cómo un espacio puede transformarse y adecuarse a las cambiantes necesidades de las personas, todo añade cohesión y serenidad al entorno.

En su estructura, destaca la presencia de elementos como Valentino Gold en el piso y Charlot Velvet en las paredes. Estos detalles no son meramente decorativos, sino que simbolizan un enfoque único en la intersección de la arquitectura y el arte, donde la monocromía se convierte en una forma de expresión artística en sí misma.

Uno de los conceptos más bellos detrás de este espacio es su habilidad para borrar las fronteras entre el interior y el exterior, todo manteniendo la coherencia monocromática. La arquitectura tradicional a menudo ha mantenido estas dos dimensiones como entidades separadas, pero este espacio nos enseña que estos dos mundos pueden coexistir en perfecta armonía. Un edificio puede convertirse en un jardín, y un jardín puede transformarse en una sala de estar, todo en una estética monocromática que crea una experiencia única para quienes habitan estos espacios.

Nuna es presencia. Es un enlace entre el pasado y el potencial del presente, un testimonio de la evolución en la forma en que concebimos los espacios que habitamos, todo en una paleta monocromática que añade profundidad y coherencia a la experiencia. Esta filosofía arquitectónica nos desafía a pensar más allá de las estructuras físicas y a considerar cómo nuestros entornos pueden ser reimaginados y transformados.  Es un recordatorio de que la arquitectura puede ser más que solo edificios; puede ser una declaración de la relación entre el hombre y la naturaleza, una presencia que trasciende el tiempo, en monocromático esplendor.

¡Descubre la magia de Nuna y cómo Mood Estudio está transformando la arquitectura moderna, todo en una paleta monocromática que cautiva los sentidos!

Más

desarrollos